La Música como experiencia integral.

 

La Experiencia Rolling Stones brindaba un espacio inmersivo en donde el fan y cualquier otra persona que participara tenga la posibilidad de vivir sensaciones únicas basadas en el espíritu de la mítica banda. Se propuso un recorrido interactivo, en donde la conexión emocional fue el eje excluyente. La tecnología y las redes sociales se incluyeron como herramientas para llegar a los visitantes junto con las producciones audiovisuales y musicales. El visitante se sumergía en el contenido y fue parte del contenido. Todo el proyecto fue planteado como un centro itinerante.